EJERCICIOS DE CONCENTRACIÓN PARA EL OPOSITOR: La importancia de la memoria

La concentración es uno de los pilares de una buena memoria y aprendizaje. Las capacidades de atender y mantenerse concentrado son fundamentales para nuestra memoria y para conseguir buenos resultados y aprender de forma eficaz. Concentrarse es centrar toda la atención y enfocarse en un solo estímulo de nuestro interés, ignorando y desechando todos los demás que nos llegan a través de nuestros sentidos. Estas distracciones disminuyen de forma drástica nuestro rendimiento en diferentes áreas de nuestra vida, entre ellas, en el estudio.

La concentración es una habilidad que puede ejercitarse y entrenarse mediante distintos ejercicios, para promover su desarrollo y que trabaje en nuestro propio beneficio. Para ello, proponemos una serie de ejercicios de concentración.

  • Observa un objeto que esté cerca de ti (un cuaderno, una lámpara…); míralo despreocupadamente, sin darle mucha importancia. A continuación empieza a analizarlo exhaustivamente (su color, su forma, la sombra que refleja, etc). Realiza este ejercicio durante 1 minuto.
  • Cierra los ojos y adopta la postura sentado/a, mantén la cabeza y la espalda en línea recta, las manos en los muslos y las piernas en ángulo recto. Focaliza tu cuerpo mentalmente, piensa en cada proceso que ocurre dentro de él (la respiración, el bombeo del corazón, el fluir de la sangre, etc). Paulatinamente, intenta aislar cada uno de estos sonidos, permaneciendo atento a cada sonido y sensación. Realiza el ejercicio durante 2 minutos.
  • Realiza 30 respiraciones muy profundas y muy lentas, sobre todo a la hora de expulsar el aire. Mientras las realizas, imagina que por tu nariz entra aire muy puro, del color del cielo, armónico y, por el contrario, cuando lo expulses piensa que sale aire contaminado y lleno de tensión.
  • Para esta técnica requieres un reloj con segundero. Observa tu reloj y enfócate sólo en la aguja que marca los segundos. Síguela de forma visual alrededor de toda la esfera del reloj. Concéntrate sólo en esa aguja de los segundos, desecha cualquier otro estímulo y libera tu “mente” de cualquier otro pensamiento. Realiza este ejercicio durante 2 minutos. Cuantas más veces repitas este ejercicio, más fácil te resultará. Si lo repites cada día durante los próximos 21 días, con total seguridad dominarás esta técnica y tus niveles de atención y concentración se habrán multiplicado de forma ampliamente visible

Si en alguna ocasión te sientes muy nervioso, puedes tratar de relajarte con algunas de las siguientes técnicas:

  • Tensa y relaja diferentes grupos musculares. Por ejemplo, tensa los hombros durante algunos segundos y a continuación, déjalos caer. Siente la sensación de relax que esto te produce y aprende a identificar estados de tensión de los músculos para relajarlos inmediatamente.
  • Practica la respiración abdominal, ésta consiste en respirar fuerte y pausadamente llenando totalmente los pulmones desde el abdomen, algo que no solemos hacer en la respiración normal.

LA MEMORIA

La memoria funciona como un gran archivador. Ubicar la información en el lugar correspondiente implica agilizar el proceso de selección y recuperación del material que necesitamos.

REGISTRAR: Sería la primera lectura. Para tener más claros estos conceptos que leemos usamos el subrayado, los esquemas y los resúmenes. Pero es fundamental que lo que leamos y escribamos lo hagamos de una forma ordenada y planificada, lógica y comprendiendo lo que se lee.

RETENER: Esta es una premisa básica dentro del proceso de memorización: la atención. Por esta razón, el interés y la motivación ante lo que estamos leyendo y pretendemos memorizar es algo básico.

REMEMORAR: Es el proceso más importante. La manera de haberlo retenido (ordenado con lógica, con notas, subrayados y esquemas) va a ser fundamental y también el interés que hayamos puesto en ello. La lógica, el orden y la intención son las piezas claves de la memoria.

Dentro del tema de la memoria, tenemos la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo (esta segunda es la que nos interesa). En un principio, cuando empezamos a estudiar, la información pasa a la memoria a corto plazo, pero lo que pretendemos es “enviar la información” a la memoria a largo plazo, que es la que perdura y la que necesitamos a la hora de realizar los exámenes. Para que la información pase a la memoria a largo plazo es necesaria la repetición, la concentración, el orden, la lógica y sobre todo el interés por esos contenidos que queremos memorizar. Lo que sí es evidente es que se recuerda mejor lo que previamente hemos escrito o clasificado. Por este motivo, es importante utilizar las adecuadas técnicas de estudio, entre ellas el subrayado, los resúmenes y los esquemas de los cuales hablaremos en la siguiente publicación.

 

EJERCICIOS DE CONCENTRACIÓN PARA EL OPOSITOR: LA IMPORTANCIA DE LA MEMORIA

Deja una respuesta