La decisión de opositar puede ser producto de varios factores; seguridad económica o laboral, tradición familiar o el anhelo desde la infancia de pertenecer a uno u otro cuerpo de seguridad. La meta para todos ellos es la misma, la consecución de un trabajo fijo.

La clave para estudiar oposiciones son los hábitos. Éstos van a jugar un papel primordial a la hora de consumar el éxito. Al margen de estos hábitos, la adecuada planificación del tiempo así como la constancia y el rigor de nuestro estudio serán vitales para la superación de las pruebas.

Los primeros meses en la preparación de las oposiciones son cruciales y muchos opositores desisten de sus preparaciones porque la adquisición de los hábitos adecuados no se produce de manera inmediata, sino que es un proceso que requiere varios meses. Una de las claves que incentivan y fomentan la motivación de nuestro alumnado va a ser la atención personalizada, huyendo de aulas masificadas donde las relaciones interpersonales entre preparadores y alumnos sean frías y poco familiares. Al margen de esto, la constancia  y la fuerza voluntad de cada opositor son fundamentales, aunque está en nuestra mano como centro preparador de oposiciones potenciar al máximo las habilidades de cada estudiante o aconsejarlo para ayudarle a implementar las técnicas de estudio que puedan ser más apropiadas.

A continuación, ofreceremos algunos consejos interesantes para el estudio y hablaremos de la importancia de unas adecuadas condiciones ambientales y psicológicas para el mismo.

CONSEJOS PARA EL ESTUDIO.

  1. Estudia siempre en el mismo sitio y no cambies periódicamente de lugar, por cuestiones de optimización del tiempo y de concentración.
  2. Planifica tareas y actividades que requieren mayor esfuerzo durante tus horas de máxima energía y reserva el descanso para las horas en que estés más cansado. Cuando sea posible, comenzaremos y terminaremos los estudios a la misma hora con objeto de crearnos un hábito.
  3. Evita distracciones, una vez iniciemos el estudio es importante que previamente nos hayamos marcado la hora de entrada, el descanso requerido y la hora de finalización.
  4. Evita estudiar en lugares poco apropiados como sofá o cama. Se recomienda una silla o sillón rígido.
  5. Se aconseja realizar ejercicio físico moderado, lo cual puede fomentar nuestra motivación.
  6. Céntrate en las ideas más importantes de cada tema. Te facilitará esta tarea la realización de esquemas, resúmenes o mapas mentales de los contenidos que vayas estudiando.
  7. Divide los trabajos más extensos en sub-tareas que puedan ser más fácilmente asumibles y ejecutables y ten los apuntes debidamente secuenciados y organizados.
  8. Intenta retener contenidos por asociación, evitando la memorización mecánica y fomentando el razonamiento, entendiendo que una idea puede llevarte a otra.
  9. Saca el máximo partido a tu preparación. Para ello, presta máxima atención, pregunta todo aquello que no entiendas y autoevalúate en cada test que realices, así serás más consciente del grado de preparación que vas adquiriendo día tras día.
  10. Diseña un horario personalizado de trabajo y utiliza un calendario visible para registrar todas las actividades que tengas previsto realizar.

CONDICIONES AMBIENTALES PARA EL ESTUDIO.

Cuando hablamos de condiciones ambientales, nos referimos a las condiciones corporales y a las relacionadas con el lugar donde se llevará a cabo el proceso de aprendizaje. A continuación se mencionan las más relevantes:

  • CONDICIONES PERSONALES: Tu estado físico y anímico condiciona tu estudio y rendimiento, por lo que es importante tener una adecuada alimentación y un descanso reparador para optimizarlo.
  • ADECUADO MOBILIARIO: Elige adecuadamente silla y mesa de estudio. Busca una silla cómoda pero que posea el respaldo recto y regula la altura correctamente para que, a medio o largo plazo, no sufras problemas de espalda. En lo que respecta a la mesa, debe estar completamente recta y ordenada, para que puedas disponer a golpe de vista de todo el material que necesitas para tu trabajo.
  • RUÍDO: Es importante elegir un lugar tranquilo en el que no escuchemos televisión o música y olvídate del móvil, todo ello favorece tu desconcentración.
  • ILUMINACIÓN: La luz debe entrarte por la izquierda si eres diestro y por la derecha si eres zurdo, con objeto de evitar sombras que puedan obstaculizarte el estudio. Aprovecha la luz natural siempre y cuando sea posible, y cuando no lo sea, escoge bombillas azules y evita las que son demasiado blancas.
  • LUGAR: Elige un lugar en el que te sientas cómodo y seguro. Evita el estudio en bibliotecas que estén masificadas.
  • TEMPERATURA: Evita el calor porque te provocará dolor de cabeza e intenta ventilar la habitación en los descansos para evitar que el ambiente se sobrecargue demasiado.
  • DISTANCIA DE LOS OJOS: La distancia ideal entre los apuntes y los libros es de unos 30 cm. Al margen de esto, intenta descansar la vista cuando realices un paréntesis en tu estudio.

CONDICIONES PSICOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO.

Las condiciones psicológicas son aquellas que están más orientadas a nuestro bienestar y equilibrio interior. Destacamos las siguientes:

– CONFIANZA: Es importante tener autoconfianza y ser consciente de tus posibilidades, sin caer en la subjetividad. Con esfuerzo y perseverancia, la oposición es un reto perfectamente asumible.

– MOTIVACIÓN: La motivación puede estar movida por causas internas (el propio interés por aprender o la motivación hacia el potencial trabajo que puedes desarrollar) o externa (la superación de una primera prueba del proceso selectivo). En ambos casos, es importante identificar qué nos incentiva a continuar para que esos incentivos nos ayuden a consolidar nuestro compromiso con el estudio.

– AUTOCONTROL EMOCIONAL: A veces, determinadas emociones pueden alterar nuestro momento de estudio. Por tanto, es importante saber identificar cuando una determinada emoción se está apoderando de nosotros, para intentar mantener el nivel de concentración adecuado en cada momento.

– VOLUNTAD: Es fundamental puesto que para estudiar primero hay que querer hacerlo. Para favorecer esta voluntad es importante ejercitar la atención, la percepción y la memoria, evitando el cansancio, la ansiedad o albergar ideas negativas.

En la próxima publicación, hablaremos de la importancia de los ejercicios de concentración y analizaremos en profundidad las distintas técnicas de estudio.

CONSEJOS PARA EL ESTUDIO. LA IMPORTANCIA DE LAS CONDICIONES AMBIENTALES Y PSICOLÓGICAS

Deja una respuesta